Dakar 2018: trío en el desierto

0
204
RALLY DAKAR 2018 Jordi Juvanteny el pare de la nostra jugadora Berta Juvanteny i Jose Luis Criado gran amic del Club de nou al Rally Dakar !!! molta sort 

Dakar 2018: trío en el desierto

  • El equipo KH-7 Epsilon estrena tridente en esta su 27.ª participación en el Dakar | Los tres camioneros explicarán sus aventuras en La Vanguardia
Dakar 2018: trío en el desierto
Xavier Tamayo, Jordi Juvanteny i Jose Luis Criado, membres de l’equip KH-7 Epsilon Team (Xavier Solanas / MEDIAGÉ)

Donde caben dos, caben tres. Siempre ha sido así en el camión Man 6×6 del equipo KH-7 Epsilon. Después de una edición (2016) en la que faltó uno de los vértices del triángulo, y tras recuperar a Enric González el año pasado, la expedición más veterana y divertida del Dakar estrena este curso trío. A la extraña pareja que formaban Jordi Juvanteny (57) y José Luis Criado (60) se suma en esta edición como navegante Xavier Tamayo (56). Los tres narrarán sus aventuras y desventuras en el rally más duro del mundo en la web de La Vanguardia en un videoblog pionero.

Será el 27.º Dakar que comparten Juvanteny, un consumado especialista pilotando camiones, arquitecto técnico de Sant Feliu de Llobregat, y Criado, notario de La Roca del Vallès, original de Arjona (Jaén), que tanto valía para hacer de copiloto como de navegante o lo que hiciera falta. Desde 1995 habían formado tríos con algunos históricos del Dakar, como Ferran Marco, Manel Torruella, Francesc Pardo, Rafa Santiveri, Robert Vanvelingen, Fina Román y últimamente Enric González, que optó por bajarse de la nave por falta de motivación.

Juvanteny y Criado forman un matrimonio bien avenido al que ahora se une Tamayo

Les costó encontrar relevo, sondearon a varios candidatos para ocupar la tercera plaza, la de navegante (el que lee e interpreta el libro de ruta), y al final optaron, hace poco, en noviembre, por un viejo conocido de Criado: Xavier Tamayo, industrial de las pinturas, de Granollers, que no pudo resistirse a la oferta. “Me había hecho ilusión correr el Dakar hace muchos años, de joven hacía motocross y habría querido hacerlo hace 30 años, pero no encontré la oportunidad, ni el dinero, ni el patrocinador, ni el tiempo para ir”, explica Tamayo, que hace dos años no se vio con fuerza para sustituir a González por una cuestión física.

Compartir cabina, los escasos 6 metros cuadrados a dos metros sobre el suelo, durante jornadas de más de 12 horas, durante 15 días, supone un ejercicio de sociabilidad y convivencia a prueba de bomba. Para Tamayo, la principal motivación que le lleva al Dakar es “disfrutar de la experiencia con ellos, con dos dakarianos que acumulan más de 50 años de vivencias; Jordi ha acabado los 26 Dakar que ha hecho, eso es una garantía, tiene muy buena fama y no hace el animal; y Criado es muy divertido”, explica Tamayo, a quien le corresponderá la tarea de navegador. Le servirá la experiencia en el mar como patrón de yate que es. “Sólo me he tenido que preparar mentalmente: sé que sufriremos, pero habrá que aguantar”.

Jordi Juvanteny ha acabado los 26 Dakars que ha corrido, toda una garantía

La intención del tercer elemento es que el Dakar 2018 no sea una anécdota, sino el inicio de una nueva tradición. “Me gustaría volver y repetir trío… si nos aguantamos”. Para ello tendrá que desarrollar sus habilidades sociales, compañerismo, paciencia, calma y dotes de moderación entre dos amigos y compañeros tan dispares, que durante tantos años se han complementado tan bien: uno andaluz, de la copla, unionista, madridista y “exageradamente optimista”; y el otro, catalán ‘de la ceba’, independentista, perico y “casi pesimista”. Un matrimonio dispar pero bien avenido. Ahí entra Xavier, sin ánimo de hacer de juez. “Al unionista le tendremos machado”, bromea. “Seguro que nos llevamos de fábula”.

COMPARTIR
Article anteriorFeliç 2018 !!!
Article següent1a Jornada de lliga del 2018

Deixa un comentari